baner principal

Contrato de suministro

Es de uso muy extendido. En este tipo de contrato, mediante un precio, el que suministra se obliga ante otra persona a prestaciones periódicas o continuadas de bienes. Las empresas necesitan aprovisionarse de insumos, e incluso proporcionar a otras productos terminados para su comercialización o consumo directo. En consecuencia, un adecuado suministro colabora con la racionalidad de los procesos en términos de recursos, tiempo y trabajo, y establece las siguientes consecuencias.

En el proveedor, se crea el compromiso y confianza de la colocación estable, periódica o continua de cantidades determinadas de un producto.

En el suministrado, se asegura la atención de sus necesidades económicas sin tener que celebrar contratos periódicos o con otros proveedores.

Características del contrato de suministro

A diferencia de un contrato simple de compraventa, el cual es de ejecución instantánea, el de suministro genera obligaciones duraderas. Debido a ello es que garantiza una atención estable de las necesidades del suministrado. También es diferente de una venta a plazos (en donde la prestación es única y pagada en prorrateo), ya que aún siendo un contrato único y principal, las entregas pueden ser independientes atendiendo las necesidades previstas. Es por estas características que se le define también como un contrato complejo.

El contrato de suministro es también conmutativo (que puede variar), pues se firma sobre la base de relaciones equilibradas de ventajas y riesgos. Y cuando este equilibrio se altera, procede la revisión o resolución del mismo.

También es importante señalar que este tipo de contrato es oneroso (porque genera obligaciones y derechos entre ambas partes), así como típico, por cuanto está regulado por ley.


Partes y componentes del contrato de suministro

Intervienen como partes del contrato de suministro, las dos según se ha indicado.
• El proveedor, quien hace el suministro a través de entregar los bienes en forma periódica o continua.
• El suministrado, quien debe recibir los bienes y efectuar el pago al precio pactado.

Las partes deben tener la capacidad de contratar. Expresan libremente su consentimiento.

Respecto al objeto, habrá libre disponibilidad del bien a suministrar así como de la transferencia de dominio. Como causa está la entrega periódica o continua del bien, y el compromiso cierto del pago según precio convenido.

Debido al carácter oneroso del contrato de suministro, las partes acordarán efectuarlo por escrito.